sábado, 14 de febrero de 2015

Ousía: sustancia y esencia

"Y las causas se dividen en cuatro, una de las cuales decimos que es la substancia [οὐσíα, ousía] y la esencia [tò tí ên eînai, quod quid erat esse] (pues el porqué se reduce al concepto [lógos] último, y el porqué primero es causa y principio); otra es la materia o el sujeto; la tercera, aquella de donde procede el principio del movimiento, y la cuarta, la que se opone a ésta, es decir, la causa final o el bien (pues éste es el fin de cualquier generación y movimiento)." 
Aristóteles. Metafísica, I, 3., 983a

 El término griego οὐσíα, transcrito ousía, es el resultado de la sustantivación del participio de presente femenino οὐσα del verbo εἰμί (infinitivo εἶναι, ser). Su significado genuino en griego antiguo es propiedad o riqueza de una persona. Un hombre rico era un hombre con ousía, es decir, alguien que tiene algo de suyo. Del sentido de ser propio de alguien debió de pasarse al significado filosófico de lo propiamente ser de cualquier cosa, o sea: entidad.

En República IX 585bd, Platón usa el término para referir a la cualidad esencial, como la blancura para las cosas blancas, en otros diálogos (v. Diccionario de Ferrater Mora) Platón usa el término ousía con matices distintos, para referir al quid de cada ente o idea. Sin embargo, el uso más famoso para ousía es aquel en el que el fundador de la Academia ateniense afirma que el bien está más allá de la ousía (ἐπéκεινα τῆς οὐσíας).


Quizá el significado más común de ousía sea "ser idéntico a sí mismo", "ser propio de cada cosa",  "ser en sí", o "ser por sí". Con estas últimas determinaciones lo distinguimos del ser en otro o ser por accidente. Así pues, la sustancia es el modo de ser principal, el soporte o sujeto en el que inhieren el resto de los modos de ser o categorías aristotélicas, según el cuadro siguiente, pues el ser se puede atribuir o "imputar" de diez maneras distintas:



Aristóteles consagró definitivamente el término ousía, dándole una relevancia central, lógica, científica, filosófica y metafísica. Distinguió entre ousía primera y ousía segunda:

  1.  La ousía primera es el individuo concreto, un conjunto (sýnolon) compuesto de materia y forma (hile-mórfico). Sustancia primera es la entidad realmente existente, no abstracta ni fruto de una operación de la imaginación y el entendimiento; y 
  2. La sustancia segunda es la forma esencial de un ser, su estructura característica, esto es, lo que responde a la pregunta por el quid de la cosa (quid est?), o sea: géneros y especies: su esencia (essentia).


A la ousía primera del Estagirita, la traducimos por substancia o sustancia, del latín "sub-stan-tia" (sub, debajo; stare, estar de pie; -ntia, cualidad de un agente). Es el sujeto material (hypokeímenon) que soporta o subyace (hypóstasis) por debajo de todas sus propiedades y accidentes.

Para Aristóteles, la sustancia primera es el sujeto genuino de la sustancia segunda, como cuando decimos: "este bicho es un insecto", donde "este bicho concreto y real" es la sustancia primera; e "insecto", la sustancia segunda, un género animal que predicamos de este bicho concreto. El único modo de que usemos la sustancia primera como predicado es atribuyéndosela a un deíctico, como cuando decimos: "Ese es Ángel", donde "Ángel", sustancia primera, es el nombre propio de una entidad.


Así, por su parte, la sustancia primera es la entidad de una cosa individual y concreta (no hay otra entidad igual que Ángel). Por otra parte, la sustancia segunda refiere a la cosa en cuanto está determinada por ciertas propiedades que son comunes a otras. En el ejemplo de arriba, "este bicho es un insecto",  "insecto" se dice de este bicho y de muchísimos otros. Es la forma genérica (género) en la que puedo incluir moscas, escarabajos, etc. géneros estos que a su vez puedo dividir dialécticamente en distintas especies de insectos. La sustancia segunda, lo que la cosa es para la ciencia, suele traducirse por esencia (lat. essentia) y es la determinación formal de la cosa, abstraído (sustraido o restado) el sustrato material, concreto e individual, del que también esta hecha y sin el cual no existiría, es decir, no podría ser en acto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario